Tuesday, September 27, 2005

2 grandes personas.

Hoy no hablaré de comics ni de ilustración, sino de dos maravillosas personas que tuve la suerte de conocer. Aunque debería sentirme feliz y satisfecho por haber finalizado el primer número de "The Lost Squad" la semana pasada, no me siento así. Tristeza, pena, angustia...

Ayer supe del triste fallecimiento de Carmen Campos, mi tía y madrina de bautizmo.

¿Que puedo decir de ella?. Era una persona maravillosa, la mayoría de las veces salen a relucir las cosas buenas de alguien cuando se va, pero este no es su caso. En ella siembre hubo cosas buenas. Incluso cuando le diagnosticaron cáncer hace mas de dos años, ella cada vez irradiaba más buenas vibras a los demás, como nadie lo hacía. No se dejaba abatir por nada, era un ejemplo para personas sanas que se dan por vencidas... Los doctores no se explicaban como tenía tanta energía, al ver los resultados de los exámenes. Supongo que sus ganas de vivir eran más fuertes que su propio cuerpo, y así lo demostraba. La última vez que la vi fue para mi matrimonio, hace casi tres meses, y su cara de felicidad al verme no se borrará de mi mente. Gracias tía, por estar ahí en ese momento tan importante para mí.

Tengo una deuda que pagar. El próximo jueves 29 de septiembre, se cumplen dos meses del fallecimiento de un gran amigo, Marco Valdivia. Prometí que apenas pudiera escribiría algunas lindas palabras sobre él, cosa que no se me hace difícil, pues Marco era una persona como pocas. Todo el mundo lo quería mucho, y esto se puede ver en la cantidad de gente que asistió a su funeral en Casablanca, hace casi dos meses.

Se hizo cargo de la crianza de sus hijos hace algunos años, y se transformó en su mamá y papá. Siempre veló por ellos, y fueron su primera preocupación. Se destacó en los deportes (principalmente en el tenis) y hace cinco años fue trasladado a la sucursal del Banco Estado de Algarrobo. Era el guardia de seguridad que murió en un acto Heróico hace casi dos meses en un asalto a esa sucursal...

Gracias Marco, por estar conmigo en momentos tan importantes como mi matrimonio. De no haber sido porque él me acompañó en las horas previas a la ceremonia, los nervios me comían vivo. Con su buen humor me tranquilizó y me ayudó a preparar todo.

Gracias, amigos, por todo su apoyo, en momentos difíciles y en momentos importantes. Gracias por creer en mí, y por enseñarme a ser feliz día a día, sin importar lo que venga.

Siempre estarán aquí...

1 comment:

anillin said...

Alan:
Muy heavy lo que dices, espero que no te sigas sintiendo mal. Desde acá te envío un abrazo grande y los saludos a toda tu familia y a tu mini familia: Jéssica.
Acá todo avanza piola. Que estés bien y cuidate mucho.
Cariños.